5 causas del exceso de sueño y cómo tratarlo

El sueño excesivo y el cansancio físico y emocional pueden parecer indicar simplemente la falta de un descanso ideal, pero es importante tener cuidado. Hay enfermedades que pueden estar relacionadas con las ganas incesantes de dormir.

Es común que la fatiga provoque somnolencia excesiva durante el día, pero cualquier cosa en exceso es mala y dormir no es diferente. Por ello, es fundamental conocer y ser consciente de las causas del exceso de sueño y qué consecuencias puede traer en la vida cotidiana.

Aunque hoy en día las personas son más activas y duermen el menor tiempo posible, para poder con todo, hay casos que son al contrario. En este sentido, hay un gran número de personas que sufren de exceso de sueño y todo lo que ello conlleva.

¿Quieres comprender mejor cuáles son las causas y las consecuencias que se relacionan con el cansancio y el exceso de sueño , sigue leyendo este artículo!

¿Qué es el sueño excesivo?

Los síntomas y el diagnóstico pueden variar según la persona y la rutina de sueño. El sueño excesivo es un cansancio que quita energía, haciendo que la persona sienta la necesidad de dormir casi todo el día. Además, con la somnolencia y sin la oportunidad de dormir, pueden aparecer síntomas de cansancio, estrés e irritabilidad .

El síntoma principal de sufrir sueño excesivo es sentirse cansado y con ganas de dormir durante las actividades diarias. Puede parecer normal, pero el exceso de sueño puede afectar el sistema cognitivo y traer consecuencias negativas para la vida cotidiana, especialmente cuando se relaciona con la productividad.

La somnolencia excesiva solo puede estar relacionada con malos hábitos que, cuando se cambian, pueden contribuir a una mejor calidad de sueño y de vida. Algunas de las razones más obvias son:

  • permanecer despierto por la noche;
  • trabajar en exceso;
  • tener el sueño interrumpido por diferentes motivos;
  • dormir menos que o indicado.

5 razones que pueden contribuir al exceso de sueño

En la mayoría de los casos, el sueño excesivo puede estar relacionado con motivos específicos que interfieren con la rutina y la productividad de diferentes personas. Por ello, es muy importante buscar profesionales de la salud y tratamientos que puedan ayudar a mejorar la calidad y frecuencia del sueño.

A continuación, enumeramos algunos factores que pueden causar cansancio y somnolencia durante el día y durante actividades sencillas.

Apnea del sueño

Existen diferentes tipos de trastornos del sueño, el más común y conocido es la apnea del sueño. En este caso, lo que sucede es que la persona deja de respirar durante la noche del sueño y el cerebro no recibe el oxígeno necesario.

Con niveles bajos de oxígeno en el cuerpo, las funciones vitales del cerebro y el corazón, por ejemplo, pueden verse afectadas, por lo que es tan común que una persona sienta fatiga excesiva y abundante somnolencia al día siguiente.

Algunos factores, como la obesidad y el tabaquismo, pueden contribuir al desarrollo de esta patología, por lo que está contraindicado el uso de cigarrillos y otros humos y que las personas con obesidad duerman en posición erguida. Lo correcto siempre es priorizar la posición lateral.

Narcolepsia

La narcolepsia también es un trastorno del sueño, pero a diferencia de la apnea del sueño, no está relacionada con la calidad del sueño nocturno. Por mucho que la persona descanse, si está afectada por esta patología, siempre se sentirá cansada y con sueño durante todo el día.

Este trastorno se divide en 3 tipos, a saber:

Tipo 1: en este caso, las células que producen hipocretina, sustancia encargada de regular el sueño, son atacadas por el sistema inmunitario, provocando que el sueño se vuelva irregular y que la persona afectada se quede dormida durante la noche.

Tipo 2: el tipo dos se caracteriza por el cansancio diario, pero no hay deficiencia de hipocretina, por lo que es aún más difícil de diagnosticar.

Hipersomnia idiopática: en este caso, los pacientes tienden a dormir muchas horas y aún así, al despertar, se sienten aturdidos y con mucho sueño y cansancio.

Sobrepeso

El exceso de peso o la obesidad están directamente relacionados con la sensación de cansancio frecuente por las tareas comunes y cotidianas, ya que cuando el cuerpo supera el peso ideal, tiene que trabajar más de lo habitual.

Por lo tanto, todos los órganos tienden a estar nerviosos, sin mencionar que los nutrientes y las sustancias que se necesitan, como la glucosa, por ejemplo, no se producen al ritmo que se utilizan. Esto provoca un retraso en el cuerpo.

Depresión

Al ser una enfermedad que puede afectar a personas de diferentes grupos de edad, la depresión puede derivar en desánimo e insomnio, por ejemplo. Estos síntomas vuelven a la persona más introspectiva y uno de los escapes es el sueño.

Además, cuando el insomnio está presente, como consecuencia de no poder tener un sueño reparador, la persona afectada tiende a sentirse muy cansada durante el día y, en consecuencia, a dormir la mayor parte del mismo.

Medicamentos

Puede parecer extraño, pero el uso de medicamentos para diferentes enfermedades puede causar somnolencia y fatiga en personas predispuestas o incluso en personas sanas. Se indica que, cuando empiece a tomar un medicamento y note síntomas de cansancio excesivo, busque un médico para otras alternativas.

¿Cómo evitar el sueño y el cansancio frecuente?

Por supuesto, el tratamiento con un profesional de la salud es fundamental para abordar los problemas relacionados con el sueño y el cansancio. Sin embargo, hay maneras de aliviar los síntomas y efectos de estos problemas. Descubre, a continuación, algunas alternativas para driblar el cansancio y dormir fuera de horario.

Invierte en una buena nutrición

La nutrición natural es la clave para una calidad de vida en todos los aspectos y el sueño no está fuera de ello. Ingerir la cantidad ideal y adecuada de nutrientes es fundamental para que el cuerpo humano funcione correctamente y sin causar problemas. Para ello, invierte en alimentos lo más naturales posibles y evita los procesados, los embutidos y las frituras.

Practica actividad física

La práctica de ejercicios físicos puede colaborar para la correcta distribución de hormonas de un cuerpo. Por lo tanto, vale la pena invertir en actividades continuas que puedan insertarse en la rutina del día a día.

Los más adecuados para principiantes son: caminar, andar en bicicleta y nadar. Además, al hacer ejercicio, tu cuerpo estará, por supuesto, más cansado al final del día y tu sueño será de mejor calidad.

Tener pasatiempos

Para aliviar el estrés, la depresión y la ansiedad y escapar de la rutina del día a día, lo ideal es contar con actividades que proporcionen ocio y relajación. Salir con amigos, bailar y tomar clases de teatro son ejemplos de hobbies que pueden ayudar a reducir patologías psicológicas y, en consecuencia, contribuir a mejorar el sueño.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *